Infantil

El orígen de los osos de peluche

Uno de los regalos con los que siempre se acierta es un muñeco de peluche. Su suavidad, ternura y colores encantan. Y no sólo a los niños, porque los peluches gustan por igual a grandes y pequeños.
Tenemos que remontarnos a 1902 para entender el orígen de los osos de peluche. El presidente estadounidense Theodore Roosevelt hizo un viaje al sur del país para mediar en un conflicto fronterizo entre los estados de Louisiana y Mississippi. Para entretener al presidente sus anfitriones organizaron una cacería; capturaron un oso y lo ataron a un árbol para que el presidente le disparara y tuviera un trofeo “fácil”. Lo que no contaban fue con que Roosevelt se negara a hacerlo. Esto fue caricaturizado por el dibujante Clifford Berryman, y el dibujo del periódico inspiró a un vendedor de juguetes llamado Morris Michton. Michton cosió un muñeco de felpa al que le colocó botones en lugar de ojos.
Morris Michton no sabía entonces que estaba creando un juguete que, desde entonces y hasta hoy, ha sido el rey de los regalos y que ha dado pie a la creación de multitud de peluches, en sus más diversas formas.
Como estas:

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail