Decoración

El Knolling o el arte del orden en la fotografía

knolling de oficina

Si eres un maniático del orden, seguro que más de una vez te has sentido atraído por fotografías en las que todo parece estar ordenado con un patrón o de una forma simétrica. Pues bien, estamos seguros de que en ese caso te encantará conocer la técnica del Knolling, una forma nueva de fotografiar objetos que podemos ver en muchísimas cuentas de Instagram.

El Knolling se inspira en los bodegones que se hacen cada vez con más frecuencia en las redes sociales, pero en esta técnica lo que importa es el orden, la simetría y los patrones a la hora de organizar las cosas. Sin duda se trata de una afición para aquellos que adoren ordenar las cosas hasta el infinito.

Qué es el knolling

Knolling para fotografías

En principio el Knolling se define como el arte de fotografiar objetos que han sido desmontados y organizados, ya sea por colores o tamaños. Sin embargo, con las redes sociales, en el knolling hallamos hoy en día un poco de todo. No solo un conjunto de piezas, como podría surgir de un mueble desmontado en el que se ordenan todos los componentes, sino también en bodegones que se hacen con objetos que tienen algo en común, ya sea la funcionalidad o simplemente el colorido. En definitiva se trata de hacer imágenes con un punto de vista cenital en las que todo parece estar organizado al milímetro.

Origen del Knolling

Ordenar objetos en fotografías

Aunque este concepto puede parecer nuevo o tal vez una invención propia de las redes sociales, lo cierto es que se acuñó ya en el año 1989. Su creador fue Frank Ghery, el cual era un arquitecto que también diseñaba productos. Contaba con una gran cantidad de herramientas y piezas, por lo que su conserje Andrew Komelow y él decidieron inventar un sistema para tenerlo todo totalmente organizado, basándose en el uso, las formas y el tamaño de los objetos. A esta forma de ordenar se le llamó knolling y hoy en día se ha vuelto totalmente popular debido a la afición de la fotografía en las redes sociales, y sobre todo debido a los fanáticos del orden, que han encontrado otra forma de organizarse que es totalmente artística.

Por qué nos gusta el knolling

Ordenar objetos por colores

Incluso si no eres un adicto al orden, lo cierto es que las fotografías que se inspiran en el knolling resultan hipnóticas para cualquiera. Desde hace siglos la belleza ha estado relacionada con la proporción, y esta con el orden, de modo que siempre hallamos una belleza hipnótica en todo aquello que es simétrico o que está totalmente organizado, incluso si se hace por tamaños o por colores. Es por eso que el knolling le gusta a mucha gente y vemos cada vez más personas que lo utilizan para conseguir likes en las redes con sus fotografías.

Atrévete con el knolling

Knolling gastronómico

Si eres aficionado a las redes sociales y te gusta la fotografía seguro que no te lo pensarás dos veces a la hora de comenzar a interpretar tus propios knolling. Desde mezclar cosas con los mismos colores o tonalidades a ordenar un mueble que hayas desmontado por piezas. También puedes ordenar tu escritorio o incluso tus zapatos. Las ideas son muy variadas y sin duda podemos hacer bonitas fotografías que se conviertan en piezas para decorar. El secreto suele estar en saber disponer las cosas de la forma más ordenada posible, en ángulos rectos o por colores, formas y tamaños. En principio organiza todo de forma separada y luego comienza a ordenar en una superficie que vaya a servir de fondo. No hay que olvidar que estas fotografías siempre se sacan desde arriba, con un ángulo cenital, para que se vea el orden a la perfección.

Inspiración fotográfica

Técnica del knolling

Si algo encontramos hoy en día en redes sociales como Instagram, que está en alza, es un amor incondicional por la fotografía. Así que es ahí y en Pinterest en donde podremos hallar mucha inspiración para conocer más a fondo lo que es el knolling y todos sus detalles. Hay quienes han dedicado muchas fotografías a esta genial técnica que cualquier persona puede hacer. De hecho, es algo muy habitual verlo en tiendas de ropa que organizan las prendas de forma simétrica o por colores para darle un toque más interesante. Desde luego hay inspiración de todo tipo, desde knolling hecho con flores a piezas de una bicicleta, con cámaras de fotos, piedras, ropa o botes de cristal. Lo cierto es que cualquier objeto es susceptible de utilizarse para hacer un knolling, pero siempre tienen que tener algo en común para que sea un conjunto que ofrezca armonía y cierto sentido, ya sea por temática, colorido o piezas. Os sugerimos que busquéis en las redes sociales el hashtag #knolling para sorprenderos con todo lo que hay disponible con esta técnica que todavía resulta una desconocida para mucha gente.

El artículo El Knolling o el arte del orden en la fotografía ha sido originalmente publicado en Decoora.


Fuente: decoora.com

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail